Sobre el plebiscito del 25 de octubre

Gane quien gane el domingo obviamente que no será el fin del mundo y ambas opciones son plenamente democráticas. Lo que diferencia la una de la otra es la incertidumbre de los procesos que desencadena cada resultado y eso es lo que hay que tener en cuenta, a mi juicio, para decidir el voto. La pregunta es: qué es mejor para el futuro de Chile? Respóndala usted y hágase responsable de esa decisión ya que la historia verificará si tuvo o no tuvo razón y será usted y sus hijos y nietos los que pagarán las consecuencias de una mala decisión. Pongo como ejemplo dos decisiones populares de trascendencia que han habido en los últimos 50 años, una llevó al caos y luego a 17 años de dictadura y la otra a la plena democracia y al proceso más virtuoso (no digo perfecto, porque han habido muchos errores graves) de la historia de Chile. Me refiero a las elecciones de 1970 y al plebiscito de 1988 y posterior elección presidencial del 1990. Decidiremos cómo en el 70 o cómo el 88? Ustedes amigos tienen la última palabra.